jueves, 28 de octubre de 2010

Gracias

Por Juanjo Aguilera

Sobre el fallecimiento de Nestor Kirchner

Hay un lugar, una plaza, la Plaza de Mayo, donde la muerte muchas veces nos reúne a los argentinos. Donde nos bombardearon, donde nos mataron, donde peleamos siempre.
Allí, cada vez que paso me corre un frio por la espalda. Recuerdos e imágenes del pasado, presente y futuro.
Pero volvemos una y otra vez, porque el secreto es que se trata del lugar donde nos hacemos fuertes, donde nos juntamos para enfrentar el dolor y la muerte.
Es allí también donde resucitamos, donde recuperamos la esperanza y volvemos a unirnos.
Es la Plaza de Perón, de Evita. La que le disputamos a la parca tantas veces y de la que volvemos victoriosos.
José Pablo Feinman, filósofo, dijo que ayer confirmó que Dios no es argentino. Muy cierto.
Hace unos años alguien comenzó una etapa nueva y nos devolvió la esperanza y la alegría a quienes pensamos en los demás, a quienes jugamos en equipo.
Desde hace algunos años volví a sonreir. Hoy a pesar de las lágrimas que muchos no podemos evitar, la sonrisa continúa; está anclada en nuestra ilusión.
Así que, a quien intenta mantener nuestra alegría un abrazo enorme. Y a quien la ha provocado: ¡adiós y gracias!


Fotos 2 y 3 Dana Cartannilica

domingo, 25 de julio de 2010

¿Por qué tenemos un Dios pagano?

Por Juanjo Aguilera


Había una vez un país que flotaba en el culo del mundo, una balsa que acogía náufragos de todos los tiempos. Bastardos desocupados, ex presidiarios que expulsaba Europa. Inquisidores dementes asesinos, contrabandistas que fundaban nuevas leyes a su medida. Dudosos lores sajones y monsieurs galos, emprendedores empresarios y benevolentes educadores de las chusmas. Negros mercancías sin almas.
Más tarde se subieron, judíos, gallegos, tanos muertos de hambre. Niñas devenidas a putas polacas y francesas.
Hoy, rusos, ucranianos, africanos, orientales emergidos del espanto. No nos olvidemos de los “indios”, que algunos quedaron.
“Argentina…país generoso” solemos decir… Y sí. El primer mundo usó de alfombra estas tierras y bajo ella escondió todas las basuras que encontró en su dorado universo. Eso sí, cobró el favor de nuestro progreso succionando las savia y sangre desde el “origen” de América hasta el futuro.
Nos hicimos desde esas raíces podridas y hoy somos un pequeño árbol que da frutos. Y es por eso que sentimos orgullo, aunque desde afuera nadie comprenda cómo puede alguien vanagloriarse de su cosecha amarga e imperfecta.
Argentinos, pedantes, irreverentes, soberbios. Creo que ya está explicado.
Me pregunto qué sería de ellos, los civilizados nacidos en el primer mundo, si las cosas fueran al revés. Ese primer mundo que no se horroriza por su tendal de millones de muertos y hambreados, cimiento de su opulencia, y si se escandaliza cuando decimos “que la sigan chupando”.
Por eso aquí tenemos un Dios pagano. Todos los que lo veneramos sabemos que no lo es y ahí está la gracia. Lo elevamos a esa dignidad precisamente porque estamos conscientes de que es humano, que es un negrito salido de la miseria como todos nosotros (más allá del tipo de miseria).
Es la síntesis de nuestra identidad. Nuestro gol con la mano, nuestra pequeña venganza y satisfacción de esclavos. La forma de demostrar que hicimos y hacemos magia desde la nada, que también nosotros podemos hacer algo mejor que nadie porque todos somos iguales en el universo.
Fue la manera de revelar que de igual a igual nadie es más poderoso que nadie. O la forma de corroborar la dolora verdad para el imperio: con el mejor pincel uno solo le pinta la cara a once tipos y hace el cuadro más bonito de la historia. Por eso les duele, porque quedó en evidencia que con mejores armas ellos hubieran quedado tan en bolas como nosotros, los sucios sudacas.
Por eso es nuestro Dios. Un dios miserable, un dios pecador, culpable, adicto, mágico, al que asquerosamente sólo le importan los humildes. El que sueña con la alegría de su gente y no con la culpa. El que escupe en la cara al poder.
Cómo no elevarlo a la altura de Dios. Cómo no dejarlo que nos ilusione aunque sospechemos que nos conducirá a la derrota.
“Poner las manos en el fuego” por alguien es fácil cuando estás seguro de que no te vas a quemar. Nosotros lo hacemos aunque sepamos que es muy factible que nos incineremos en el infierno, y ahí está la lealtad. Lo haremos una y otra vez, porque le debemos la ilusión, la alegría, el amor, todo eso que se preocupó por darnos sin que nadie lo exigiera.
Ahora, volviendo al tema de nuestras raíces podridas, me pregunto nuevamente qué sería de ellos si las cosas fueran al revés. La respuesta es fácil: serían Argentinos.


jueves, 25 de marzo de 2010

EL PASADO NO SE JUZGA

Por Ceci Castillo
“Hay que dejar atrás el pasado y mirar hacia adelante”: frase célebre de muchos, pero no de todos…por suerte, de no tantos.
Para cumplir con el deseo de todos aquellos que pretenden ponerle una careta a lo sucedido, es necesario curar heridas, para curar esas heridas es necesario que se haga justicia, que la identidad sea respetada y devuelta, y que la memoria sea la base de la construcción. Pero por sobre todas las cosas hay que tener en cuenta algo muy importante dicho por la Presidente Cristina Fernández en el acto del 24 de marzo: "El pasado no se juzga, se juzgan personas concretas".
Si hubiera que dejar el pasado detrás, entonces no se juzgarían los crímenes que sucedieron ayer, y menos los de la semana pasada…y los del mes anterior: ¿para que un juicio?. Volvamos a leer la frase: “El PASADO no se juzga…”
En el momento que aquellas palabras salieron de la boca de la Presidente, fue uno de los pocos que el silencio protagonizó el Museo de la Memoria (Ex ESMA), ya que hasta entonces, los irrespetuosos bombos (aunque presen
tes), seguían sonando.
"Queremos que termine este capítulo tan trágico de los argentinos y podamos dar vuelta esa página de la historia, pero con verdad y con justicia”, aseguró la mandataria, a pesar del discurso opositor del abuso supuesto de los K sobre el tema. Y una pregunta que se hizo y nos hizo a todos fue: “¿Cómo puede haber calidad institucional, cómo puede haber estado de derecho, si no hay identidad?". La respuesta no hace falta, porque NO SE PUEDE.
Los aplausos y la gente de pie inhundaron el predio cuando la Presidente aseguró que si la Justicia argentina no es capaz en los juicios de lesa humanidad, apelará a tribunales internacionales. Porque tanto ella, cómo el pueblo argentino quiere dar vuelta esta página pero con “verdad y justicia”.
El acto que comenzó a las once y media de la mañana, y que inauguró el Museo de la Memoria Haroldo Conti (en homenaje al escritor argentino que fue secuestrado durante la dictadura, y hoy sigue en la lista de los desaparecidos) y además, en una muestra emotiva de apoyo incondicional entregó el premio “Azucena Villaflor” a la trayectoria en Derechos Humanos a cuatros padres, cuyos hijos siguen desaparecidos, y ellos en la eterna búsqueda de respuestas y justicia: Julio Morresi (su hijo Norberto fue secuestrado el 23 de abril de 1976, a los 17 años), Bruno Palermo (padre de Norberto, asesinado el 14 de octubre de 1975, mientras cumplía el servicio militar en Campo de Mayo), Marcos Weinstein y familiares de Emilio Mignone, fundador del CELS, fallecido en 1998.
Porque a pesar de que no fueron una figura pública, los Padres de la Plaza, no estuvieron ausentes Nunca (ver nota "Silenciosos pero no silenciados" en Soy un Pez)

Un feriado distinto a otros. Para algunos simios calificado como “feriado de montoneros revanchistas”, para otros, más pensantes: un día para el recuerdo, la lucha y el pedido de justicia. Para que el Nunca Más sea heredado en la historia…para que el día de mañana algún niño sepa por qué el 24 de marzo es el día de la Memoria. Por los que fueron, por los que somos y por los que serán. Porque el Nunca Más es de todos, para todos.


Discurso de la Presidenta Cristina Fernández durante el acto oficial por la Memoria, 24 de marzo de 2010


jueves, 18 de marzo de 2010

Vidas invisibles, muertes no publicables

Por Ceci Castillo

NO CIERRES TUS OJOS

Siempre me llamó la atención las palabras de los familiares y periodistas cuando asesinan a un joven de clase media o alta: “Era un buen chico”, “Estudiaba tal carrera”, “No se drogaba”, “No tomaba alcohol”, “Era un chico normal” (¿?)…
En esos momentos, un pensamiento invade mi mente: ¿Por qué no se muestran o cuentan los hechos cuando el que muere es un “don nadie” (para decirlo cruel y tristemente real).
“Era bueno”, “estudiaba”, “no se drogaba”. Entonces lo que nos da a entender es que “si se droga”, “si no estudia” ¿No merece una justicia social y un conocimiento público? No quisiera pensar así, pero la lógica no me deja otra opción.
En primer lugar, me parece más que correcto que los medios de comunicación cuente el hecho, o mejor dicho, la tragedia, porque puede ayudar a concientizar y encontrar a los asesinos; pero por otro lado, me pregunto: ¿Por qué siempre nos enteramos de los asesinatos a los jóvenes que pertenecen a barrios donde la plata no falta? ¿Por qué sólo de esos casos?
Parece que la gente que no tiene, no puede formar parte de la sociedad: sus tragedias no son contadas ¿Son los medios de comunicación los que invisibilizan a estas personas? ¿Tendremos algo de culpa nosotros?
La cantidad de jóvenes que son asesinados como perros cada día en los barrios humildes me produce escalofrío – y lo sé porque conozco gente que trabaja allí-. Más me choca que obviemos a esos otros, los que en realidad no tendrían que ser “otros” sino parte de nosotros. Alguna que otra vez he oído o leído que mataron a uno de “esos pibes” pero no se comunica de la misma manera ni tiene la misma trascendencia. Los casos que logran producir lágrimas en los medios son siempre víctimas de la clase media o ese otro que logró conmover a este sector.
Por ende, entiendo que hay que tener cierto poder económico o de posición dentro de la sociedad para que un crimen salga a la luz ¿No podríamos entender acaso como crimen a aquellos que mueren de hambre o viven en condiciones infrahumanas?
Voy a confesar algo que quizás me da un poco de pudor contar pero no puedo alejarme de esa parte de la sociedad a la que pertenecí mucho tiempo. De a poco estoy abriendo los ojos y por más que suene algo careta hoy me siento más comprometida con TODA la sociedad argentina, sea del nivel económico que sea. Quizás es que mi entendimiento cambio porque hoy le doy valor a la palabra Vida, en todo su aspecto. Paso a contarles: el día de la tragedia de Cromañón estaba con unas amigas y cuando prendimos la tele y vimos a gente corriendo por el incendio (y todo eso que no hace falta recordar)…alguna dijo: “Es en Once, alguna bailanta seguro”. Ipso facto apagamos la tele. Por un llamado telefónico nos enteramos que era un recital en el que podrían estar “nuestros pares” y ahí recién nos interesó lo sucedido y hasta nos angustió (sí, se que lo que leen es muy nefasto, pero no puedo ser hipócrita conmigo misma…con mi persona de ese entonces).
No me culpo por aquel pensamiento de los 19 años pero si lo pienso hoy, a la lejanía y con la madurez que me dejó aprehender otras Vidas, me avergüenzo de mi misma (por suerte).
¿Qué nos pasa? ¿Necesitamos la identificación para conmovernos? ¿Necesitamos que a “un par” le hagan algo para hablar sobre “la inseguridad que hay en este país”? ¿Somos tan básicos?
No tengo las respuestas, lo que sí sé es que eso que pensé años atrás…hoy mucha gente, sin importar la edad, lo siente…y hasta he escuchado frases como “mejor, uno menos”.

sábado, 13 de febrero de 2010

La muerte cumple años


Por Juanjo Aguilera


Hoy se cumplen diecinueve años de la masacre de Al-Amirriya, Irak, en la que las fuerzas militares de los Estados unidos atentara de forma premeditada contra un refugio de civiles entre los que se encontraba un centenar y medio de niños. La masacre acabó con la vida de 403 personas en total con el objetivo de desmoralizar a la población para controlarla… ¿esto debiera llamarse ataque terrorista?

En la noche del 13 de febrero de 1991, la fuerza aérea de EEUU lanzó dos misiles contra el refugio de Al-Amiriya. Era el vigésimo octavo día de la guerra, de la que aún restaban otros 16 hasta el alto el fuego. En el ataque murieron 403 personas, de ellas 142 menores de diez años. El refugio albergaba cada noche a familias iraquíes del barrio, también a otras jordanas, sirias y egipcias, las cuales, en aquel frío invierno de la guerra, más que la protección contra los bombardeos aliados, buscaban en los refugios calor, luz y agua potable en una ciudad sin suministros desde hacía casi un mes. Un primer misil perforante abrió un agujero en el techo por el único punto vulnerable de la construcción, su instalación de ventilación, cuya ubicación exacta fue proporcionada a la aviación estadounidense por la empresa finlandesa que había construido el refugio años atrás. Apenas unos minutos después, un segundo misil penetró por el boquete abierto por el primero, produciendo una bola de fuego de 4.000 grados que abrasó a sus ocupantes, de muchos de los cuales tan solo quedaría -como en Hiroshima y Nagasaki- su silueta grabada por el calor en techos y paredes. *
EEUU justificó el ataque aduciendo que el refugio albergaba un centro militar de comunicaciones, una falsedad que la prensa internacional desmintió categóricamente. El Pentágono finalmente reconoció que se había tratado de un error. Sin embargo, el ataque fue premeditado. El primer misil se construyó ex profeso para el objetivo. Bagdad era una ciudad abierta, abandonada entonces por la mayoría de sus habitantes, que habían buscado seguridad en el campo y otras ciudades. El objetivo del ataque era aterrorizar a la población civil, provocando un sentimiento de vulnerabilidad que facilitara una rendición absoluta. *
Buscando las fotografías que completaran la documentación de esta nota di con imágenes de propaganda norteamericana que intentaban lavar la cara de la muerte. Soldados de los EEUU “protegiendo” a indefensos niños, pequeños huérfanos que perdieron a sus padres y familiares “por arte de magia”. Brotaron de mi boca los peores insultos y se cerró mi garganta por el asco… hasta donde pueden llegar algunos que se llaman humanos… hasta donde el engaño y la mentira.
Vino a mi mente de manera inevitable el nombre Haití. Se retorció en mi estómago la infamia y repasé la imagen de los alimentos para las víctimas con la bandera yankee a modo de etiqueta. Recordé la campaña de la última dictadura argentina que rezaba “los argentinos somos derechos y humanos”, absurda manera de tapar el reguero de sangre con un apósito para rasguños.
Me pregunté por qué la relación. La respuesta es casi obvia, aunque de tan evidente se nos pasa en lo cotidiano por delante de nuestras narices y sale del foco de la mirada: la muerte no sólo tiene mil caras, sino que además se disfraza con las más tiernas figuras.
Ángeles de la muerte… pueden aparentar venir del cielo pero no debemos olvidar su naturaleza, no podemos distraernos, nuestro olfato no se confunde, huelen a podrido, llevan el olor de la sangre y el dolor de sus víctimas.

*En una de las fotografías se muestran las huellas de las manos de las víctimas del refugio al-Amiriya grabadas por el calor de la explosión en la pared.
*Información del Centro de Documentación e Iniciativas Internacionales Al-Amiriya, Madrid.

martes, 9 de febrero de 2010

Violencia CNN contra Haití

Por Fernando Buen Abad Domínguez

Filantropía exhibicionista y colonización reloaded: ¿la invasión sí será televisada?
CNN comanda una forma de invasión simbólica y de crueldad psicológica en simultáneo. Comanda una buena parte del exhibicionismo filantrópico de la moral burguesa. Cuando el capitalismo, con cualquier pretexto, se disfraza televisivamente de “bueno”, cuando “tiende una mano” informativa y “ayuda” reporterilmente a los pueblos que sufren, hay que encender las alarmas y hay que ponerse en guardia. Seguro que lo cobrarán muy caro.
CNN, oportunista y prepotente, contra Haití, abre su plumaje de abyección “periodística” y como el “buen burgués” despliega el plumaje de su “sensibilidad” humanitaria pretendiendo esclavizarnos en el agradecimiento eterno. Muestra su plumaje de entrevistas, variopinto y lustrado con saliva de funcionarios, clérigos y leguleyos... con payasos de la farándula hollywoodense y con payasos de la farándula bancaria, terrateniente y empresarial. Muestra (con su sello de clase) la armonía sofisticada de un corazón informativo y “generoso”. Los militares yanquis están ahí para dar fe... y algo más.
No hay pirueta publicitaria (disfrazada de noticieros, también) que la filantropía burguesa omita cuando se trata de jugar las cartas mayores de su “altura moral” contra los estragos de las fuerzas naturales. No hay gesticulación “condolida”, pose lagrimosa o sonrisa condescendiente que no sea ensayada para convencer a los damnificados de que se acostumbren, nuevamente, a la mano de los inquilinos, viejos-nuevos, uniformados con trajes de camuflaje. Estampa noticieril esquizofrénica con unos personajes que acá aparecen “buenos” mientras en Afganistán o en Iraq asesinan a mansalva a niños, ancianos, mujeres... inventariados entre los “daños colaterales” de la filantropía armada y global.
Haití está cercada con armas de guerra ideológica nada inofensivas. Se trata de un arsenal burgués encargado de preparar el terreno para justificar una invasión “filantrópica”, para usar la tragedia y a los muertos... hacerlos visibles como ejemplo de “caos”, “descontrol”, “salvajismo”... Su táctica es hacer creer que la “filantropía” burguesa es inofensiva y desinteresada. Esta nueva invasión de Haití se perpetra también con “noticieros”, encuestología farandulera y expertos en esgrima demagógica con saliva mercenaria. Haití está sitiada, los mercenarios mediáticos deambulan impunemente, con cámaras y micrófonos listos para esconder con baba “humanitaria” el nacimiento de nuevas bases militares contra toda Latinoamérica. Quieren convencernos de que sólo ellos pueden poner orden en esa tragedia... que son los salvadores de la humanidad. Ensayan todo tipo de gestos “sentimentales”. Su táctica es hacernos “sentir confianza” porque son poderosos. Hacernos creer que con su “ayuda” ya no estaremos “indefensos”. Su táctica es convencernos de que somos débiles, de que no tenemos fuerzas suficientes. Su táctica es golpearnos el entusiasmo. Su táctica es negarnos el futuro en manos del pueblo. Pidamos una sanción internacional contra el uso de las armas de guerra ideológica contra los pueblos en desgracia. No guardaremos silencio.
La ONU, inquilina añeja en Haití, que no atina a intervenir contra uno solo de los problemas perpetuos de explotación y miseria contra todo un pueblo, tampoco atina a frenar el manoseo mediático de CNN que se regodea en llenar –gratis- sus pantallas con dolor y morbo de alto raiting. Oportunamente los reporteros CNN fashion relatan -con sus sintaxis fashion- cómo la población sobreviviente, hambrienta y sedienta, saquea comercios en búsqueda de comida. Muertos, heridos y desamparados son escenario ideal para lavarle la cara a un ejército putrefacto cuyo tufo a genocidio intoxica la geografía mundial. Pero en las pantallas de CNN aparecen limpitos y buenitos, salvadores y ordenadores... soldaditos redentores llamados a poner “la ley y el orden”... en nombre de su alma máter Premio Nobel de la paz y guerrero de la demagogia mass media.
En su infinita hipocresía las burguesías europeas se solazan (con no pocas historias colonialistas) mientras cuchichean, unas y otras, el excesivo intervencionismo militar de los yanquis. Cinismo esencial para las noticias y las entrevistas en las que, como telón decorativo de fondo, los buenos muchachos entregan suministros de primera necesidad a personas que se exhiben como incapaces de rehacerse desde su dolor y desde su historia digna de pueblos rebeldes y luchadores... eso CNN lo silencia a muerte. El pueblo haitiano tiene todas las capacidades y los atributos para la solidaridad y la cooperación frente a la desgracia y tiene en su alma la memoria de la lucha contra un sistema explotador que ha sido peor que todos lo sismos de su historia: el capitalismo.
CNN desembarcó en Haití para cumplir una de las tareas centrales de la “Guerra de IV Generación”: glorificar la piel de cordero que esconde al lobo. Hacer pasar por filantrópica y generosa la presencia de los criminales y la subordinación al capital que en Haití cuenta ahora además con 19.000 soldados más armados para garantizar un entorno seguro en un país donde la falta de hospitales, la falta de escuelas, la basura, el desempleo, el hambre... son noticia sólo si decoran las declaraciones algún burgués gentilhombre mediático.
CNN gasta millones de dólares para hacer de Haití un laboratorio de guerra ideológica y opera como ariete de las estrategias militares en plena ocupación. Laboratorio para profundizar el sometimiento de los pueblos y para avanzar en la ofensiva militarista del imperio yanqui que pone los ojos en Venezuela mientras acomoda sus tropas en pleno Caribe. CNN está lista para transmitir en vivo y a todo color cualquier delirio del intervencionismo. Han invertido mucho en Haití con la bendición del “consenso de Miami” que sueña con que la invasión a Venezuela sí sea televisada. Nos toca ahora tomar la palabra. Por una Haití emancipada.

Rebelión/Universidad de la Filosofía
Contacto: sadarim.miradas@gmail.com