jueves, 25 de marzo de 2010

EL PASADO NO SE JUZGA

Por Ceci Castillo
“Hay que dejar atrás el pasado y mirar hacia adelante”: frase célebre de muchos, pero no de todos…por suerte, de no tantos.
Para cumplir con el deseo de todos aquellos que pretenden ponerle una careta a lo sucedido, es necesario curar heridas, para curar esas heridas es necesario que se haga justicia, que la identidad sea respetada y devuelta, y que la memoria sea la base de la construcción. Pero por sobre todas las cosas hay que tener en cuenta algo muy importante dicho por la Presidente Cristina Fernández en el acto del 24 de marzo: "El pasado no se juzga, se juzgan personas concretas".
Si hubiera que dejar el pasado detrás, entonces no se juzgarían los crímenes que sucedieron ayer, y menos los de la semana pasada…y los del mes anterior: ¿para que un juicio?. Volvamos a leer la frase: “El PASADO no se juzga…”
En el momento que aquellas palabras salieron de la boca de la Presidente, fue uno de los pocos que el silencio protagonizó el Museo de la Memoria (Ex ESMA), ya que hasta entonces, los irrespetuosos bombos (aunque presen
tes), seguían sonando.
"Queremos que termine este capítulo tan trágico de los argentinos y podamos dar vuelta esa página de la historia, pero con verdad y con justicia”, aseguró la mandataria, a pesar del discurso opositor del abuso supuesto de los K sobre el tema. Y una pregunta que se hizo y nos hizo a todos fue: “¿Cómo puede haber calidad institucional, cómo puede haber estado de derecho, si no hay identidad?". La respuesta no hace falta, porque NO SE PUEDE.
Los aplausos y la gente de pie inhundaron el predio cuando la Presidente aseguró que si la Justicia argentina no es capaz en los juicios de lesa humanidad, apelará a tribunales internacionales. Porque tanto ella, cómo el pueblo argentino quiere dar vuelta esta página pero con “verdad y justicia”.
El acto que comenzó a las once y media de la mañana, y que inauguró el Museo de la Memoria Haroldo Conti (en homenaje al escritor argentino que fue secuestrado durante la dictadura, y hoy sigue en la lista de los desaparecidos) y además, en una muestra emotiva de apoyo incondicional entregó el premio “Azucena Villaflor” a la trayectoria en Derechos Humanos a cuatros padres, cuyos hijos siguen desaparecidos, y ellos en la eterna búsqueda de respuestas y justicia: Julio Morresi (su hijo Norberto fue secuestrado el 23 de abril de 1976, a los 17 años), Bruno Palermo (padre de Norberto, asesinado el 14 de octubre de 1975, mientras cumplía el servicio militar en Campo de Mayo), Marcos Weinstein y familiares de Emilio Mignone, fundador del CELS, fallecido en 1998.
Porque a pesar de que no fueron una figura pública, los Padres de la Plaza, no estuvieron ausentes Nunca (ver nota "Silenciosos pero no silenciados" en Soy un Pez)

Un feriado distinto a otros. Para algunos simios calificado como “feriado de montoneros revanchistas”, para otros, más pensantes: un día para el recuerdo, la lucha y el pedido de justicia. Para que el Nunca Más sea heredado en la historia…para que el día de mañana algún niño sepa por qué el 24 de marzo es el día de la Memoria. Por los que fueron, por los que somos y por los que serán. Porque el Nunca Más es de todos, para todos.


Discurso de la Presidenta Cristina Fernández durante el acto oficial por la Memoria, 24 de marzo de 2010


Contacto: sadarim.miradas@gmail.com